Escribe con clase

Cuando Papelería Torres abrió sus puertas en 1927 no existían las impresoras ni ordenadores. Por no existir no existía ni Pelikan, una de las marcas más conocidas de plumas estilográficas, que vio la luz en 1929. Más 85 años vendiendo estos productos nos han dado algo de experiencia ¿no creéis?